Mitos y leyendas de Tequila Jalisco Pueblo mágico son ricos y variados debido a su gente tan creativa producto de tradiciones y costumbres ancestrales de México.

Costumbres mitos y leyendas de Tequila Jalisco Mexico
Mitos y leyendas de Tequila Jalisco México

Cuando no existian ni la radio ni la television, las familias y los amigos se reunian a conversar, o algo mejor, se aglomeraban para escuchar historias.

Mitos y leyendas que permiten que la imaginación volare a lugares maravillosos y a mundos que existen solo en los suenos.

Los venerables ancianos, nuestros ancestros, contaban a los jovenes sus relatos de como fue creado el mundo, el universo.

Los cuenta cuentos han trasmitido la información de generación en generación como lo Romanos, Fenicios, Incas, Mayas, etc..

La mitología nos relata lo que no podemos explicar en forma objetiva, la leyenda nos habla de acontecimientos mezclados de verdad y de fantasía, un mundo donde todo es posible.

La historia, en cambio nos relata hechos verdaderos, que realmente sucedieron a los protagonistas con datos cronológicos y lugares y hechos reales.

Iniciamos nuestro nuestros mitos y leyendas de Tequila Jalisco con la mitología Nahuatl, que nos explica el principio de los tiempos y la creación del universo. “En la mitología esta el alma de los pueblos.”

EL BARRIO EMBRUJADO. (La casa diabólica)

En la colonia del Texcalame en Tequila, por la calle 5 de Mayo donde se localiza una loma, se le conoce como la subidota, en las viviendas que se conectan dentro de esa loma, algunos de sus habitantes han visto a un niño, a una señora y un señor, además de una anciana.

En la casa de la mera loma, se ha visto un niñito desnudo como de año y medio a dos años, que baja al patio y luego se desaparece, en la misma casa, unja anciana se pasea por todo el pasillo haciendo sonar su bordón, con un vaivén durante toda la noche. Por la noche mueven muchas cosas, y en la recámara que da a la calle, se escuchan bastantes ruidos, la puerta de madera sin que esté haciendo aire de repente se cierra y luego se abre sola, como que alguien se enoja y la azota, lo mismo ocurre en una de las casas de abajo, que da a la calle Vicente Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.