Top 10 mejores tequilas de México

Los top 10 mejores tequilas regalo de México para el mundo pueden venir en distintas presentaciones:  Blanco, Reposado, añejo, extra añejo.  Para elegir un buen tequila es importante no dejarse seducir por su apariencia o precio sino por su calidad.

Desde Jalisco, el envase de este tequila es más una joya con 4200 diamantes valuado en 3.5 millones de dólares.

Tequila es la bebida predilecta de muchos mexicanos y un estandarte que ha llevado el nombre de México a otros países. Nos ha acompaña en toda celebración especial, desde un triunfo o de una boda, un cumpleaños, al cantar con el mariachi y también, en las más fuertes tristezas.

Pero, ¿realmente conoces las clases de tequila que existen y sus diferencias? ¿Puedes distinguir sus distintos sabores? ¿Sabes cuándo es prudente elegir una clase u otra?

Francisco Hajnal Alfaro, Maestro Tequilero y  Catador nos dice que para distinguir un buen tequila hay que estudiar a detalle la etiqueta para verificar que el tequila que se compra se sea tequila ya que existen otras bebidas similares que pueden crear confusión.  Para verificar que lo que se va degustar sea un buen tequila se debe tener en cuenta lo siguiente:

top-10-mejores-tequilas

  • Debe aparecer claramente la palabra TEQUILA.
  •  Observar que estén impresos en la etiqueta el NOM (norma oficial mexicana) y las siglas CRT (Consejo Regulador del Tequila), lo que garantiza la certificación de esos organismos.
  •  Debe de aparecer claramente la leyenda 100% de Agave.
  •  Seleccione el Tequila de acuerdo al tipo y su gusto personal: blanco, joven, reposado ó añejo. Estas descripciones deben leerse claramente en la etiqueta.

Una vez que constató las anteriores recomendaciones y seleccionó su marca y tipo preferidos, deguste el tequila con sus cinco sentidos.

Procure no experimentar con otros productos destilados distintos al Tequila, cuando está realizando esta experiencia, es decir, concéntrese de momento en el que seleccionó; degústelo, examínelo, aprécielo, consiéntalo, pero sobre todo, considere los efectos del día siguiente.

Si en el momento de la degustación disfrutó plenamente de su Tequila y al día siguiente amaneció optimista y con deseos de volver a degustar su selección, entonces puede darse por seguro que su elección fue la apropiada.

te dejes seducir por botellas sofisticadas y altos precios que pudieran no precisamente garantizar el mejor tequila.

Tequila Blanco

El tequila blanco es el punto de partida para la creación de las demás variedades.

“Una vez que el agave tequilana weber variedad azul está maduro en el campo, se realiza la gima, que consiste en quitar las pencas al agave y quedarse con el corazón o piña. Esa piña tiene contenidos de azúcar en forma de inulina. Para poder revertir la inulina a azúcar se cuece la piña. Ya que se tienen los azúcares de nuevo se hace un mosto (combinación de agua y las mieles extraídas del agave cocido) para luego dar paso a la fermentación y convertirlo en alcohol”, explica Andrés.

Después, el mosto se debe destilar dos veces. “En la segunda destilación es cuando obtenemos el tequila blanco, que antes de ser envasado y enviado al mercado, pasa por unos tanques en los que se le añaden moléculas de agua para así obtener la graduación alcohólica que se indica en la botellas. Por ejemplo, una botella de 38% alcohol volumen, el porcentaje restante en la bebida es agua de dilución.”

El tequila blanco es transparente y claro. Se distingue por su sabor dulce que, precisamente, lo obtiene del agave cocido, pues contiene esa miel dulce. Es la variedad que mejor conserva las cualidades naturales del agave, pues se le embotella directamente después de ser destilado.

“El tequila no se toma de golpe. Se bebe despacio, para
disfrutar sus aromas y sabores.”

Como primera recomendación para apreciar un buen tequila necesitamos esperar a que exista una retro alimentación de parte de nuestra nariz y boca”, sugiere Andrés, quien también imparte en la academia el curso Catador de Tequila Certificado.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, existen dos tipos de tequila: Tequila 51% agave (el cual es una mezcla de agave y otros azúcares, principalmente de caña) y tequila 100% agave (elaborado puramente con agave, el auténtico tequila), que a su vez se clasifica en: blanco, reposado, añejo y joven.

Tequila Reposado

Esta clase de tequila es la que abarca casi el 70% del mercado en México.

“Para obtener tequila reposado, la norma oficial indica que debe haber pasado por madera por lo menos dos meses”, explica Andrés.

Su proceso es el mismo que con el blanco, solamente que luego de haber pasado por la dilución se coloca en barrica de roble blanco por más de dos meses, pero menos de un año. Después, se lleva a filtración y envasado.

Gracias al tiempo que pasa en barrica, el reposado comienza a presentar notas de madera y aromas dulces y de vainilla ligera.

Tequila Añejo

Como su nombre lo indica, pasa en barrica un mínimo de un año. Estas barricas deben ser de roble blanco o de encino y no deben tener una capacidad mayor a 600 litros. Después pasa por el proceso de dilución y luego a filtración y envasado.

“Es importante seguir los lineamientos de la norma para cuidar el desarrollo del proceso y obtener un producto de calidad”, afirma Andrés.

Cuando este tequila pasa en barrica un mínimo de tres años obtenemos el tequila extra añejo.

“En el tequila añejo las notas a madera, especias y vainilla son aún más relevantes que en el reposado. Y cuando se trata de un extra añejo es aún más potente ese sabor complejo. Más dulzura, más especias, más madera. Definitivamente los sabores más excelsos provienen de esta clase de tequilas”, asegura Andrés.

Cuando se tiene un producto de estos bien logrado, los tequilas añejos y extra añejos son los más elegantes y finos, pues poseen mayores características para disfrutarlos.

Tequila Extra Añejo

Tequila Joven

Esta clase de tequila es en realidad un híbrido.

“Se obtiene de la combinación en frío de blanco y añejo o reposado. Se mezclan y esto hace que el producto sea más abocado. Más suave para la boca”, comenta.

Por ser una mezcla, sus sabores y aromas también son una combinación, dependiendo de las clases que se hayan mezclado. Todavía no existe una gran oferta de marcas de tequila joven disponibles en el mercado.

Consejo final: Para una comida de negocios el especialista sugiere iniciar con un buen tequila blanco, para abrir el apetito. Sin embargo, durante el disfrute de los alimentos advierte que es mejor hacerlo solamente acompañado de un vino, pues las notas alcohólicas del tequila son tan fuertes que terminan por competir con los sabores de los platillos.

Para el final de la comida, con un rico postre, un tequila extra añejo puede ser la mejor compañía para el deleite del paladar.

Conoce Tequila, Pueblo Mágico, hogar de la bebida más famosa de México ¡Agenda tu tour!

Panoramex® – Más de 50 años brindando experiencias únicas.